lunes, 30 de septiembre de 2013

Maruxina - José Antonio Rodríguez, El Gaiterín de La Habana

Na entrada anterior presentábemos (pa los que nun lu conocieran) a José Antonio Rodríguez, centrándonos más no personal que no musical. Bien, ponémonos agora colo musical. Vamos montar la gaita y deprender una pieza del repertoriu d'esti gran gaiteru de Sograndiu, conceyu Proaza, que tantes décades pasó en Cuba.

Sograndiu, pueblu natal de José, y Proacina. Foto d'Helio, colaborador de foropicos.net



Lo primero que nos llama l'atención ye la gaita de José, fecha por él. Ye un instrumentu de primera categoría, y amás mui orixinal, con delles característiques poco comunes:

1) José mete l'aire con un barquín, pa poder cantar tonada cómodamente. La idea llegó-y por pura inspiración, nun lo copió de nengún otru músicu.
2) Usa ronquín, ronquín fechu con torneáu asturianu, mientres que la copa'l roncón paez más bien gallega.
3) Roncón y ronquín salen d'un mesmu asientu.
4) Tanto l'asientu de roncón + ronquín como'l punteru tan fechos de madera d'ácana.

El punteru ta fecho siguiendo'l modelu d'una gaita de Cogollu, posiblemente una que perteneció primero al gaiteru Santa Clara y depués a José, que más tarde vendióla.

La pieza ye, como esplica textualmente José: "... una muñeira, digo... ¡una maruxina! En asturiano se dice una maruxina." Equí va la mio trescripción. Pa descargar en pdf, pinchái equí.



José toca con un estilu depuráu y que yo calificaría de más bien sobriu, posáu. Los finales de frase na nota Do siempre incluyen un apoyu previu nel Si grave. Los deos van tan pegadinos que munches veces ye difícil decidir si ta faciendo un picáu sueltu, un efectu de formiguéu o simplemente ye la so manera d'articular la mayoría de pasaxes de la mano derecha.

Nun soi un gran creyente nes narrow transcriptions. Yo faigo trescripciones simples ensin complicame muncho la vida. Habiendo documentos visuales y sonoros que nos permiten asonsañar fielmente l'estilu de los gaiteros que mos presten, pienso que nun val la pena rompese la cabeza pa decidir cómo representar trinos de tres batíes y media, "staccatos" de cuatro novenes partes de duración y coses d'eses. Escuchar (bien) y repetir: esa ye la clave.

Que vos preste.

sábado, 28 de septiembre de 2013

José Antonio Rodríguez González, el Gaiterín de La Habana

Bienveníos a la versión asturiana de Buenavista Social Club (pinchái nel link si nun conocéis esa maraviya de película).

Nel añu 1991 mio pá, Pedro Pangua, viaxó a La Habana a poner clase de gaita, xunto con más profesionales, unu d'ellos Flavio Benito. Ellí conocieron a José Antonio Rodríguez, "el gaiterín de La Habana". José, ñacíu en 1907 en Sograndiu, nel barriu La Campa, llevaba 67 años en Cuba. Yera un paisanu encantador, bona xente, bon conversador y con muncho que contar. Nun ye d'estrañar que tanto mio pá como los compañeros garraran ciñu a esti señor.

José
La vida de José foi azarosa. Emigración, trabayu duru... y una constante, el so amor pola gaita y la música asturiana. Deprendió a tocar la gaita con Diego, otru gaiteiru de Sograndiu, y nunca enxamás abandonó'l so instrumentu. Nin siquiera cuando una profesora de canto (sí, José metióse tamién al bel canto) tuvo la moral de aconseya-y a José que dexara la gaita porque interfería, sigún ella, col so desarrollu como cantante. A bona parte! L'amor de José pola tonada y pola gaita yera indestructible.

Antonio Alonso de la Torre García y Francisca Iglesias Álvarez, nel so magníficu artículu La música nel conceyu Proaza (Cultures: Revista asturiana de cultura, ALLA 2004), aporten datos interesantes sobre José. Deprendemos ehí que José coló pa Cuba con 17 añinos, ensin tener a naide ellí, pa llibrase de que lu mandaran a morrer estúpidamente na guerra d'África. En Cuba trabayó de panaderu y casó con una moza de Grao. En tol tiempu que tuvo ellí, la gaita ayudolu a llevar meyor la señaldá.

El casu ye que cuando mio pá lu conoció na Habana, José tenía 84 años, taba viudu y bastante solín. Y con ganes crecientes de volver a pisar el so país natal. Por eso al añu siguiente aprovechó un programa del Principáu pa poder volver p'Asturies. Llevaba sesenta y ocho años fuera de Sograndiu.

José Antonio Rodríguez y Pedro Pangua. Sograndiu, 1992

Y agora vienen los mios recuerdos. Guajón. Mediaos de los noventa. Final de la infancia, prepubertá o primera adolescencia, y los mios pás llévenme dacuando a ver a un vieyu a un asilu d'Uviéu, dar paseínos, eses coses. Tardes de domingo, melancóliques, el peor momentu de la semana, y nuna ciudá tan tristona, metíos a visitar a un paisano mayor. Cualquier guaje na edá del pavo como taba yo, y sobre too siendo tan zoquete como yera yo, repunaría continuamente, ¿non? Pues non. Nunca repuné, a pesar de tar nuna edá insoportable.

Nun repunaba, porque a mí prestábame. El gaiterín yera una d'eses persones que cuando les trates daste cuenta de que tienen esi aura especial que dan la bondá, la humildá y la amabilidá. Tratar bien a la xente, y facelo como si fuera imposible otra cosa. Apuesto lo que faiga falta a que esi paisano nun fizo mal a naide en tol tiempu que vivió. Insisto, yo n'aquellos años yera un mal bicho, y si me fizo tantu impactu la personalidá d'esti paisano, algo tenía qu'haber.

Ah, alcuérdome agora! Mio pá llevába-y payueles, yera'l motivu formal de les visites. El paisano insistía en pagá-yles, mio pá negábase a aceptá-y les perres y José entós dábame a mí una propina. Pero el recuerdu tan bonu que tengo d'él nun ye por culpa les perres que me daba, eh?

Ye porque yera un prince among men.

José, 1991



jueves, 26 de septiembre de 2013

Falando de mí, parte I

Voi falar un poco de mí. Siendo yo l'autor del blog, cuento que ye bona cosa contar un poco d'ónde salí, musicalmente falando. Qué ye un blog, si nun ye un exerciciu d'egocentrismu... Nesti capítulu, los oríxenes.

Diego Pangua, Uviéu, años 80
Soi fíu de Pedro Pangua, ún de los maestros gaiteros clásicos, los qu'a partir de los años 80 ficieron (y siguen faciendo) de ponte ente los gaiteros herederos de la tradición oral asturiana y los mozos qu'estudien güei  l'instrumentu. Mio ma, Eva Cuesta, bailló dende neña.  Poro, la mio infancia ta enllena d'alcordances vinculaes al mundu la música tradicional asturiana. Eso marca, marca pero muncho.

Pedro Pangua, años 80


Mio pa, natural de Ciudá Naranco (Uviéu), fuera tamboriteru nos últimos 70 y primeros 80, tocando pa multitú de grupos de baille de la dómina y deprendiendo poco a poco a baillar y a tocar la gaita con xente como'l Xarreru o Luis, el gaiteru de Les Maces. Él citaría munchos más, de xuru que toi dexando ensin decir a dalgunu mui importante, coles enumeraciones yá sabéis lo que pasa.

D'aquella entamaba a facese trabayu de recoyida de música tradicional y elli foi adulces pasando a formar parte de tola nouvelle vague de lo que güei llamamos el mundillo folki, y concretamente dentro de la rama de Ciudá Naranco, barriu que yera un cuelmu de xente con intereses culturales novedosos.

Mio pa taba metíu naquel ambiente d'inquietú cultural, identitaria y, fundamentalmente, musical. Col tiempu foi formando parte de grupos folclóricos como Los Urogallos y Andecha Folclor d'Uviéu. Había un ciertu romanticismu, munches ganes de recuperar la música tradicional d'Asturies depués de los años escuros de la Sección Femenina col so folclor impostáu, falsu y, por qué nun decilo, españolizante. Muncha xente entamaba a salir, grabadora en mano, a buscar música y cantares vieyos nes voces de los informantes, en Degaña, Casu, Ibias o cualquier otru rincón del país. La sociedá agroganadera tradicional daba les boquiaes, un patrimoniu musical entamaba a esmucise y, paradóxicamente, nes ciudaes asturianes dellos mozos como Pedro Pangua entusiasmábense cola gaita, el pandeiru cuadráu o la tonada.

Pa esplicar l'ethos de la época, igual val  más un youtube que mil palabres. 1977, documentu propiedá de Santos Nicolás Aparicio. Recoyendo baille tradicional en Cangas.

                        




Los Urogallos en Santiago. El tamboriteru ye Pedro Pangua.

L'embrión de la Banda Gaites Fonte Fuécara en Pruvia, Llanera


Amás de poner clase de baille y música en dellos sitios, col tiempu formó parte de dellos de los primeros grupos folk qu'entamaben n'Asturies, como Ubiña, al llau de músicos del altor de Xuacu Amieva, que taba convirtiéndose yá nuna gran figura gaitística y que dende siempre influyó muncho en mi padre y en mí. Al mesmu tiempu, sacó el títulu de profesor de guitarra nel Conservatoriu de Madrid, convirtiéndose nel primer gaiteru con formación musical reglada. Depués d'Ubiña llegó Xaréu, con milenta conciertos y xires pol estáu español y por Europa. Y, cómo non, durante munchos años foi director de la banda gaites Fonte Fuécara, y profesor hasta hoi na escuela municipal de música de Llanera.


Xaréu Folk fai mil años tocando'l Coxu y una jota cariada. Pa que depués salga dalgún listu a decir que los grupos folk asturianos nun miraron pa les jotes hasta que los grupos apadrinaos por él entamaron a facelo nel 2000 y pico.




Nun ye d'estrañar, por tolo anterior, que los mios recuerdos de nenu tengan muncho que ver coles actividaes musicales del mio proxenitor. Crecí conociendo a mediu mundiu musical asturianu, y pue dicise que taba predestináu a aprender a tocar la gaita, yera cuestión de tiempu.

Tando tovía na barriga de mio ma asistí a la primera Nuechi Celta de Corao, el 4 d'agosto de 1983. Ellí escuché tocar al míticu Remis Ovalle, rodeáu de jipis pies negros d'aspeutu amenazante. Crecí ente ensayos, pruebes de soníu y conciertos d'Ubiña y Xaréu. Diba con mio ma caminando detrás de Fonte Fuécara nos desfiles. Escuchaba a mio pa ensayar en casa cola gaita, la guitarra y el tambor. Diba colos mios pas a Santuriu (Xixón) a llevá-y les gaites a empayuelar a Alberto F. Velasco, el meyor constructor de gaites que hubo nin habrá. Escuchaba les conversaciones de los mios pas con folkis rarísimos que, pasaos munchos años, diben ser compañeros míos. Viaxé siguiendo a Xaréu y a Fonte Fuécara, y dellos años antes d'entamar a tocar yá me sonaben toles melodíes más populares del folk asturianu y, non menos importante, les hestories arreyaes a elles. Soi, en definitiva, de los pocos ventinueveañeros asturianos acostumbraos dende nenos a ver a los sos pas baillando a lo suelto.

Hai un aspectu d'esa educación que tuve que ye claramente el que más importancia tien pal devenir d'esti blog: el contactu que tuve (como simple observador) con dellos de los últimos representantes de la tradición oral rural na gaita asturiana. Póngome a trabayar na siguiente entrada pa dar un exemplu.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Alborada - Silvino Fernández Fueyo, el gaiteru de Laipata (Mieres)

Silvino Fernández Fueyo. Foto: Fernando Geijo

Trescripción d'una alborada incluyía en "Viva la gaita, vol.2", del gaiteru Silvino Fernández Fueyo, fallecíu en 2005.


Una casé clásica. DIAL discos, 1982

Silvino Fernández ye ún de los gaiteros más importantes qu'hubo nunca n'Asturies. La so técnica impresionaba, y tocaba con un gustu musical esquisitu. Dominaba el requintu como pocos, y amás el so sentíu de la medida yera escelente y el so usu de los trinos permusical y al mesmu tiempu sobriu.

Escuela de gaites de Chema Castañón. Laipata, 1970. Silvino y Andrés de Prurriundu ente los gaiteros.
La pieza en cuestión que vos presento equí ye l'alborada que toos conocemos como "Alborada de Veiga". Muncha xente piensa que ye una composición del gran músicu gallegu Pascual Veiga; igual por eso, por ser d'autor y amás gallegu, munches veces dexámosla de llau. Na mio modesta opinión, ye un error. Veiga probablemente lo que fizo foi arreglar una melodía que yá yera popular nel so tiempu. Si la melodía fuera una composición nueva d'elli, ye difícil esplicar la so popularidá y lo espardía que ta; esta pieza tóquenla vigulineros, curdioneros y gaiteros tradicionales de tol noroeste de la península. Aunque la conozan col apellíu "de Veiga", igual pola popularidá que garró l'arreglu d'esi home, nun cabe discutir el arraigu que tien. Munches veces la primera frase tien lletra, dalgo asina como "La gaita nun la vendo / nin la quiero vender. / Ye la mayor ayalga / que tien la mi muyer." Tirurirurirurá tirurirurirurí, ti tiruriruriruriruráaaa. Asina que, pa mí, ye una pieza tan asturiana o tan foriata como toles demás, nin más nin menos. A tocala.

Anímovos tamién a escuchar la versión fecha por Ígor Medio y Lisardo Prieto nel so discu "Dual", unu de los meyores discos qu'escuché nunca. Si nun lu tenéis, compráilu, y hasta que lu compréis escucháilu por Spotify. Merez la pena.

Equí va l'audio y la partitura. Alcordáivos que pa descargala hai que pinchar nel pie de foto.



PINCHA EQUÍ PA DESCARGAR LA PARTITURA COMPLETA